Será en los sueños, donde se encuentren los viajantes.

Será en los sueños, donde se encuentren los viajantes.

Ahí estaba yo de pronto corriendo hacía una función de teatro, me seguían personajes que aun son presentes ahora, terrenales. Lo que salía de cuadro era la pieza por presentar, y yo me cuestionaba, ¿ni siquiera me acuerdo de ella? Pero ahí iba yo presuroso, de la mano de mi amada. Preguntándome que teníamos que hacer, mientras recorría un pasillo profundo y medio oscuro. Tratando de ubicar los textos de la misma ¿Yo Canori, ahora?* Ni siquiera recuerdo si es así como se  escribe  el nombre del personaje. Juego de memoria,  palabras sueltas, “siéntate, apoya las manos sobre las rodillas y además  cállate. Trata de pensar o algo” Al parecer va que dice así o algo parecido, serían las primeras palabras de mi personaje ¿y después? ¡Yo que chingados sé! Discutía con un compañero, sobre porque esa y no la Orgía, de pronto me siento durmiendo en una posición incomoda, con una doble almohada que no me permite estirar o acomodar bien la cabeza, hago un esfuerzo para retirar una y arrojarla al suelo, pero ahí mismo me tomo el tiempo para decirle al “nato Sánchez” que solo se trataba de un sueño, y que estábamos ahí yendo a la función, y yo iba acompañado, en eso estaba y me olvide de la almohada, la cabeza seguía incomoda como echada pa’ delante. Me enderezo, poniéndome boca arriba, cargándome hacia mí lado izquierdo, de ese lado es peor, porque necesito, necesariamente, meter mí mano, antebrazo, codo (en este caso izquierdo) y extender todo el brazo,  para pasarlo por debajo de la almohada. ¡Ufff! Suena complicado, así cualquiera se despierta, me parece que me quede en el intento, con las dos almohadas sin mover,  mí cabeza cargada a la izquierda y mis brazos atorados en entre el colchón  y el pecho… Y yo, tratando de decir.  ¿Dormido, despierto? Soñando que estoy despierto, una parte de mí se pone consiente dentro del sueño, se pone analítico, por un lado sabe que es un sueño y por otro trata de retener el mismo sueño para que al despertar no se haya olvidado.

Entre más pasan los sueños y los años, es más difícil retener y recordar.

Todo lo demás parece haber quedado atrás y una ráfaga de viento sopla y nos coloca ahora en una habitación, un hombre y una mujer  en el otro extremo, platican o conversan conmigo, cada uno de nosotros está en una cama por separado. Mientras que yo descubro que no estoy solo, por el contrarío, estoy acompañado de una mujer de lindo rostro, con líneas un tanto delgadas pero bien formadas que recostada a mi lado, se arremolina contra mí, acariciando y canturreando frases en mí oído, seguimos la platica que se va fundiendo con las sensaciones. Un cariño, abrazos, besos tiernos.  Una mano en la cadera, otra en un nutrido pezón que se inflama al contacto y que se eriza con la humedad de mis labios. Ya estamos desnudos, nuestros interlocutores, bien a bien, no se si hacen mutis, o simplemente desaparecen de la escena. Una dulce mezcla de sensaciones, reconocer un cuerpo nuevo que no se parece a nadie que yo haya conocido.  ¡De pronto!  Aparece otra vez la parte consiente que analiza el sueño y lo deja perder. Una incomodidad resurge y se apodera de mí. La almohada, una sensación rígida entre las piernas, el lado consiente que ahora pide no perder el sueño, regresar a él. Demasiado tarde, me quedé con su pezón entre mis labios.

Labios y dientes que ahora muerden buscando aún, y solo encuentran la punta de mí propia lengua. Despertar, regresar. Sentir la mano entumecida, esa sensación de rigidez entre las piernas que no es otra cosa, que un aviso incomodo del cuerpo para recordar que hay que ir al baño a tirar las aguas. Vaya manera de regresar al cotidiano. Buenos días a quien se encuentre por ahí.

*La obra es Muertos sin sepultura, de Jean Paul Sartre.  Al parecer el personaje en francés se escribe Cannori y resulta que Cannori  también es una empresa que cultiva algas marinas en España desde los años setentas, por si alguien se interesa. ¡Alto! Eso no importa, paren las palabras.  Encontré un texto en español, Y dice: Canoris, si, sí. Canoris.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Clara, más claro ni el agua.

Después de tantas mamadas. Y lo digo de esa manera, porque no encuentro otras palabras más precisas, que para el caso es lo mismo. Por fin, se cumplió con el ordenamiento popular. El que desde las elecciones internas  del  PRD  en Iztapalapa, que se realizaron en abril de este año. Le dieron el triunfo a Clara Brugada. Para que después el gobierno federal a través  del TRIFE le quitara la candidatura, para dársela a Oliva. Sabemos que fue algo arbitrario y fuera de tiempo, que para votar ya estaba toda la publicidad a nombre de Clara. Salieron con la puntada (por no decir de nuevo “mamada”) de decir: donde se lee Clara debe decir, Oliva. Engañando y confundiendo a todo el mundo. Acto seguido, a través de una campaña respaldada por López Obrador, se manda votar  por Juanito del PT, para que los votos se fueran a Clara, con la convicción de que Juanito abdicaría al cargo después de tomar protesta. La gente fue convocada unos quince días antes de las elecciones, con visitas barrio por barrio, en una campaña de reconocimiento y posicionamiento de Clara, así se deja clara la cosa para los que desde abril ya habían elegido, y en las votaciones ratifican su apoyo dándole el triunfo al PT, que era representado por Juanito, Juanito que se prestaba para que Clara ganara. Hasta para decirlo con palabras simples, suena que todo esto es un desmadre, pero el sentido común y el valor de la gente por defender su deseo. Les dio el triunfo a (los) Clara Brugadistas. (si se me permite decirlo así. Bueno, si hay López Obradiristas, no veo porque no).

Pero como todos sabemos en este camino, los tropiezos no terminaron ahí, eso solo era el comienzo, para las votaciones los medios televisivos, el duopolio que controla todo, se fue en una campaña casi tan destructiva como la ahora lanzada contra el SME, pero esa es otra historia, de la que quizá hable en otro momento. Solo me gustaría encontrarme alguna vez a la mujer que se presta para los spots del gobierno, me gustaría preguntarle si no le da vergüenza alguna, siquiera un poquito, para decir a pie juntillas tanta mentira, sin siquiera chistar. Le deben pagar tan bien, que se debe mover en un mundo, donde los otros, la gente, ni los ve, ni los oye. Que bueno que ella vive en el mundo donde, como ella misma afirma, el gobierno hace bien desapareciendo una empresa que deja en la calle a 44 mil empleados, se militariza al país para ganar la guerra al narco, lo mismo que justificar las acciones económicas tomadas, ya que la crisis nos viene de afuera, y nosotros estamos dando créditos, cuando el resto del mundo no. Bonito su mundo, muy bonito. El otro no existe, es una falacia. Lo 80 millones de miserables, no se ven, ni se oyen. Esos se mueren, y entre más rápido mejor.

Me Salí del tema, pero es que vivimos entre tanta basura, esa que se nos repite hasta el cansancio por los medios de comunicación, que, que… ¡Joder! Me da hasta vergüenza a mí. Los medios destruyendo al que no le conviene a sus intereses. Un personaje como Juanito, que nos enseña con dolor, lo fácil que es volverse una marioneta de trapo, sin sentido, ni corazón. ¿Se salió René Arce del PRD? Es el esposo de Oliva, nada raro. Todo lo que se ha hablado de las fracciones, de los paleros de nueva izquierda al servicio del gobierno federal, se hace cada vez más claro. Es hora de seguir una lucha donde los ciudadanos hagan que se respeten sus decisiones, fuera cualquier interés o partido que los represente. Pero sobretodo no olvidar, nunca olvidar, que todo tiene un porque. Que las mentiras caen por su propio peso tarde o temprano. Pero que en ese camino se puede perder mucho. Se puede perder una nación, nuestra patria. Toda ella, en manos de los que tienen intereses personales de poder y riqueza, y que, lo último que les interesa es la gente, su pueblo.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

NO TE CALLES, ALZA LA VOZ

Dicen los manipuladores del  consejo de la comunicación, consejo que orgullosamente dice ser voz de las empresas… pues hay les va mí voz, como dicen el algunas notas del narco: pa’que aprendan.

 

No  se ni por donde empezar, pero me parece algo increíble. A cuarenta años de distancia se siguen practicando las mismas técnicas de represión. Presos políticos, grupos de choque, acoso, lo que se traduce como una falta evidente de libertad. El manipuleo de la información a través  de los medios sigue igual que hace cuarenta años, callan y solapan las acciones del gobierno en el poder. -No existe la libertad bien le dijeron al señor- si unos estudiantes en un acto público le dicen abiertamente su sentir al mandatario en turno, son detenidos. Eso es un atropello a sus garantías, a la libertad de expresión. Eso pasaba  en aquellos años y que ahora siga igual, es doblemente una vergüenza. Siendo consientes del atropello, del genocidio acaecido en los años sesentas, para ser más claros el 2 de octubre de 1968. Reconociendo el hecho por casi toda la sociedad, aunque en su momento fue negado y ocultado por los medios.  Ahora que se siguen aplicando las mismas prácticas, que el país vive en la zozobra, entre la carestía, la violencia y la impunidad. Donde lo más importante es militarizar -acosta del pueblo-  en una lucha inútil contra el narco. Donde la venta de los hidrocarburos, es la meta final. Y que además, esa  presión viene acompañada por el alza desmedida de precios, por impuestos cada vez mayores sin ningún pretexto que lo justifique realmente. Donde no hay empleos generados, ni paz social. Es increíble que la gente siga dormida  y repita a pie juntillas los slogans del gobierno en turno en sus campañas des-informativas, enviadas en cascada por los medios en sus anuncios de vivir mejor, o en vos de los paleros comentaristas, que hasta le ponen dramatismo a la nota, como si de ello les pendiera la vida, lo único que les duele es perder sus privilegios y mantener su bolsillo a flote, aun a pesar de transgredir la conciencia de muchos mexicanos, de violar flagrantemente el derecho de más de cien millones de mexicanos a saber la verdad.  En vez de mostrar la realidad,  una realidad donde no es justo que el setenta por ciento este en la miseria y solo un puñado sean los  grandes millonarios. Lo sostengo,  es ridículo que en un país de más de cien millones de habitantes, solo unas veinte familias tengan todo el poder económico, y que los pequeños burgueses o los clase medieros con pretensiones, que por cierto,  entre todos ellos en la actualidad, no rebasan juntos ni un veinte por ciento, sigan viviendo en  la impunidad, en el yo primero, en  la indolencia. No podemos permitirnos tal vergüenza a estas alturas del partido (por así decirlo) Las economías se vienen abajo, la globalización es un fiasco. ¿Todavía no lo quieren reconocer? Mamaron la información sin analizarla, sin mirar las consecuencias, la realidad es tan fuerte ahora que se quedaron ciegos, a ellos solo les preocupa no perder sus privilegios, que todos aquellos que sufren desaparezcan, sean encerrados o ¿?

Ahora que la violencia no tiene medida, se les revierte y quieren mano dura, penas de muerte, más cárceles, y no ven que la rueda se los va llevar entre las patas. De hecho se los esta llevando,  

No sé, quizá ya me enrolle queriendo decir, pero lo debo decir: me duele esta realidad y la indolencia de muchos.  Esos que por ejemplo, les preocupan las marchas porque les tapan el paso ¡Ya Basta! ¿Que no ven que es el país el que va de por medio?… es una vergüenza.

Nuestro país es grande, no lo podemos dilapidar así.

Hazle un favor a tu país, no repitas lo que te dicen los medios, analiza. Cuestiona si tu bolsillo está mejor, si tu miedo ha disminuido, si lo que te depara mañana como futuro, realmente va estar mejor, aun con todo lo que vives ahora y lo que te dicen que creas. Con un poco de razón veras que no vas a estar mejor  y que las cosas en realidad no mejoran, cada vez están más jodidas. Y por último que aquellos que se manifiestan no son tus enemigos, ellos hablan todo aquello que tú callas, para tratar de cambiar este mundo de mentiras  por algo más humano y real, para que tú el día de mañana puedas estar mejor, sin tener que vivir en ese espejismo mediático, donde te dicen como y cuando, y que te hace pensar que eso es lo mejor, pero que en lo cotidiano, no mejora, ni te hace más feliz. Así que deja de escuchar lo que te dicen, para que salga de ti una voz propia. No te calles y alza la voz, pero que sea la tuya y no la de las empresas, ellas solo piensan en su beneficio.

 

Publicado en Sin categoría | 10 comentarios

A ti

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Y siguen bastos…

ALEJANDRO AURA

 

DESPEDIDA

Así pues, hay que en algún momento cerrar la cuenta,
pedir los abrigos y marcharnos,
aquí se quedarán las cosas que trajimos al siglo
y en las que cada uno pusimos nuestra identidad;
se quedarán los demás, que cada vez son otros
y entre los cuales habrá de construirse lo que sigue,
también el hueco de nuestra imaginación se queda
para que entre todos se encarguen de llenarlo,
y nos vamos a nada limpiamente como las plantas,
como los pájaros, como todo lo que está vivo un tiempo
y luego, sin rencor, deja de estarlo.

¿Se imaginan el esplendor del cielo de los tigres,
allí donde gacelas saltan con las grupas carnosas
esperando la zarpa que cae una vez y otra y otra,
eternamente? Así es el cielo al que aspiro. Un cielo
con mis fauces y mis garras. O el cielo de las garzas
en el que el tiempo se mueve tan despacio
que el agua tiene tiempo de bañarse y retozar en el agua.
O el cielo carnal de las begonias en el que nunca se apagan
las luces iridiscentes por secretear con sus mejillas
de arrebolados maquillajes. El cielo cruel de los pastos,
esperanzador y eterno como la existencia de los dioses.
O el cielo multifacético del vino que está siempre soñando
que gargantas de núbiles doncellas se atragantan y se ríen.

Lo que queda no hubo manera de enmendarlo
por más matemáticas que le fuimos echando sin reposo,
ya estaba medio mal desde el principio de las eras
y nadie ha tenido la holgura necesaria para sentarse
a deshacer el apasionante intríngulis de la creación,
de modo que se queda como estaba, con sus millones,
billones, trillones de galaxias incomprensibles a la mano,
esperando a que alguien tenga tiempo para ver los planos
y completo el panorama lo descifre y se pueda resolver.
Nos vamos. Hago una caravana a las personas
que estoy echando ya tanto de menos, y digo adiós.

 

… y con estás palabras de se despedía el maestro, dramaturgo, poeta, artista: Alejandro Aura. Ayer leía yo el encabezado de la nota, pero al parecer no entendí, o no quise darme cuenta. Estuvo al frente de la coordinación de cultura en la UNAM, entre muchas otras cosas. Lo vi en el canal 11 trabajar en un programa que él conducía y salía Con Andrés Bustamante “Entre amigos”.   Que no están para saberlo y quizá yo para contarlo. En esos años apenas se empezaba a conocer Andrés B. Y yo había tenido el gusto de conocerlo en la inauguración de un teatro bar en Cuernavaca, cuando todavía nadie sabía de él, y ya prometía el muchacho. El lugar se llamaba “El flamingos teatro bar” de mí amiga Linus (de cariño), lugar que después fue casa por mucho tiempo de Juan José Calatayud, músico de jazz desaparecido en el 2003 (saludos maestro). Pero regresando a Alejandro Aura, como olvidar “Salón Calavera” en aquellos tiempos del SAI. Que yo vi en el ahora casi olvidado teatro Coyoacán. En los años en que él coordinaba los teatros de la UNAM, fue quien le dió temporada a una obra del que después sería mí amigo y director Edgar Alexen. Es curioso yo vi esa obra por mera casualidad en el foro Sor Juana Inés de la Cruz. No recuerdo el nombre, pero tenía entre sus siglas algo de desayuno. Cuando conocí a Edgar él tenía el cartel de esa obra en su foro (“EL Ensayo”) Yo vi esa obra dije, él respondió: si es mía, y alguna vez me conto como fue su entrevista con Aura y como le dio la temporada y el teatro. Todo este choro, es a colación porque después yo trabajaría con ALexen en su obra “Solo para hombres” obra sobre judiciales, muy buena y divertida  (y no porque yo lo diga ¿he?)  Con esa obra fuimos a Francia. En ese tiempo Alejandro Aura estaba al frente del Instituto de Cultura y él fue uno de los principales actores de nuestro viaje, porque fue él quien autorizo  la partida, es decir, el pago del avión, también sirvió de apoyo para el montaje que teníamos con Christine Leveque, “agonía”. Todo ello en esos tiempos, tiempos pasados, pero tiempos vivos. Vivos como la memoria, como la presencia de un hombre tan maravilloso y polifacético como Alejandro Aura.

Y volveremos a decir, no sin antes recordar: “esta es tercera llamada, tercera, comenzamos”

P.d. Como ven sigo cumpliendo con mi deber, redactor de obituarios, espero que llegado el momento del mío pueda escribir unas palabras tan bonitas como las que dejo el maestro para decir adiós a este universo. Pero siguen los decesos, murió el dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda, ahora si ya me estoy poniendo triste, les dejo la nota de la jornada, y quisiera dejarles en video un arreglo de Juan José Calatayud, a “el gato viudo” de Chava flores. El piano es de él.

Fallece el dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda

El presidente de la Sociedad General de Escritores de México murió a los 59 años de edad.

La Jornada On Line
Publicado: 31/07/2008 07:29

México, D.F. El dramaturgo mexicano y presidente de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) falleció la madrugada de este jueves a los 59 años en el Hospital Inglés de esta ciudad, donde había ingresado unas horas antes por problemas de respiración, informaron reportes radiofónicos.

Rascón Banda, quien padecía leucemia desde hace 15 años y problemas en el corazón, nació en 1948 en Uruáchic, en la sierra de Chihuahua. En 1979 escribió Voces en el umbral su primera obra de teatro, aunque fue Los ilegales su primera pieza que fue llevada al escenario.

El dramaturgo recibió los premios Ramón López Velarde en 1979, por La maestra Teresa; Teatro Nuestra América 1981, por su obra Tina Modotti; Juan Ruiz de Alarcón y Rodolfo Usigli, ambos en 1993, así como el premio Juan Rulfo en 1991 por su novela Contrabando.

Entre sus obras se encuentran: Máscara vs. Cabellera, Manos arriba, Cierren las puertas, Luces de Thermidor, El criminal de Tacuba, La casa del español –nueva versión de Voces en el Umbral-, Fugitivos, La mujer que cayó del cielo, Sazón de mujer, Apaches, Armas blancas, Los ejecutivos y La banca, entre otras.

Escribió también guiones de cine como: Días difíciles, Morir en el Golfo, Playa azul, Jóvenes delincuentes, La muerte del Padre Pro y Rosa de California.

     

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

sonreír

Después de todo en esta vida de miércoles, que puede hacer uno, sino sonreír.

Al fin que a mí cualquier calavera me pela los dientes…

Aunque no es fácil, yo no puedo decir de manera simple, o simplista, soy feliz. Si así fuera, andaría por el mundo con una sonrisa estúpida  pegada al rostro (que para esto no es el caso, jajaja) Se conoce el dolor, de ahí se reconoce la alegría y se vive.

¿No es jodidamente hermoso este mundo? Despertar para encontrar las palabras hermosas de un ser amado, dedicadas a ti. Sonreír.

Recorrer las calles de algún lugar, repasando los momentos que ahí te han llevado antes, donde sitios específicos están clavados en tu memoria, como cómplices de lo que después te llevaría conocer una persona, una persona que en ese instante deja ser  tecleo y se vuelve voz. Parte de tu voz, voz que luego será canción. Sonrío.

Los soles repartidos, uno a uno, día a día. La luna y sus estrellas. Ellas todas ellas, puestas ahí como el manto de flores, como los colores, colores que se hacen melodía. Aunque a veces la transformes en una me –dolía. ¿Quién no ha soltado una lagrima, abandonando el cuerpo, para después retomarlo, mientras se limpia y se calma? ¿Quién no ha gritado a los vientos, hasta reventar las viceras? ¿Quién no ha llorado como Magdalena,  la perdida física o emocional de un ser querido? Tragando tierra, soltando amarras, dejando desvanecer. Soltando en un suspiro, “ya no más” “ya no más”  ¿Quién es tan especial como para no haber sentido el dolor? De hecho vivir sintiendo ese dolor, el dolor que se respira en el aire, en las almas, en el mundo que estamos acabando. En los niños que traemos al mundo, así cada vez, sin amor. Pero he ahí la magia, ellos sonríen. ¿Cómo puede ser? Porque el contacto de ellos con el universo es más cercano, no lo han perdido en el camino, no lo han abandonado en algún rincón de nuestra mente adulta. De nuestra adusta realidad. No es fácil, pueden y se que lo saben, creerlo. Pero una sonrisa nace, así, de nuestra actitud con nosotros, hacia lo demás, porque yo solo soy una simple pieza del gran rompecabezas que es el universo. Pero sin mi no se completa el cuadro. Si me quedo pensando, en la inmensidad sonrío, y si lo siento, dejo que me invada. La cara se me desdibuja, se vuelve un gesto de satisfacción toda ella, mis ojos brillan, se vuelven profundos, al contacto con lo demás se funden, atraviesan y se vuelven. Sonríe, el alma sonríe. Ella está ahí. Cuando un escenario se vuelve en un instante realidad, y te transporta a ese universo de intimidad, las lagrimas que de el brotan, las sorpresas, la ansiedad, la angustia, y todo ello que te puede transmitir, te llena de algo indescriptible, mágico. Y regresamos a la magia. Esa magia y sonrío, el alma sonríe. El mundo es un cuento, con todas sus historias y realidades, finalmente un encuentro con la vida. Donde el dolor, es el pan y la alegría la pimienta con que lo has de aderezar. Donde lo malo se unta y se traga, para después cagarlo. Para sudarlo en el día a día. Donde lo bueno se mama, se entrega, se comparte. Con todo lo que está ahí, lo que es vivo y es parte de ti, lo eres tú. Tú también, y cuando te das cuenta sonríes. Por todo lo que me ha tocado vivir, por los que en mi camino han sido parte, y por los que me falta conocer. Por la mar, por el cielo, por las nubes, por el sol, por la luna, las estrellas, la arena, las frutas, las especias, la crema de cacahuate  , los besos, los sudores, sabores, los amores, los niños, las palabras que sin decir son. Los perros, las flores, los gatos, los delfines, por todo, y por todos. Yo sonrío. Especialmente porque estoy vivo, y conozco la muerte. Sonrío

Y en especial ahora, por esa mujer que siendo ella, sigue siendo niña, sigue siendo dolor y sigue siendo amor. Porque es la fuerza, el viento que levanta mareas, y renueva cielos. Por toda ella mí niña hermosa, que me ha hecho reír, llorar y gozar. Es por todo ello que yo sonrío, y por lo que todavía no conozco, pero me espera. Por todos ustedes sonrío. Sonríe el alma.

 

Después de todo en esta vida de miércoles, que puede hacer uno, sino sonreír.

Al fin que a mí cualquier calavera me pela los dientes…

                

 

Publicado en Sin categoría | 21 comentarios